COMPARTIR

ContraPunto/Blanca González

11 de agosto de 2017, Piedras Negras.- Aunque la idea generalizada es que la consulta a un nutriólogo solo es para obtener una dieta que ayude a adelgazar, lo cierto es que ofrecen orientación profesional para evitar o controlar enfermedades como hipertensión arterial, diabetes, renales y muchas más.

La jefa de nutriología del Hospital General de Zona (HGZ), No. 11 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Claudia Leos Moreno, explica las bondades que significa llevar una alimentación balanceada y la primera es tener una buena calidad de vida.

“La creencia de que esta rama de la medicina es exclusiva para ayudar a las personas a abatir la obesidad es errada, se establecen regímenes de alimentación completos que integren todos los nutrimentos”, abunda la profesionista.

Alimentarse sanamente permite evitar, controlar o desaparecer padecimientos en forma rápida y es tarea del nutriólogo conducirlo en el proceso de aprender a comer balanceadamente.

En las unidades médicas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el departamento de nutriología recibe a los pacientes que son derivados por el médico familiar y a través de los programas como PrevenIMSS, DiabetIMSS, ChiquitIMSS y PASS, entre otros.

Lo primero que deben saber, es que aprender a comer saludablemente no es tarea difícil y los bloques se establecerán en atención personalizada y en dependencia al estilo de vida, de los gustos y del recurso económico y, en el caso de los menores, que crezcan y se desarrollen de manera correcta.

La nutrióloga Leos Moreno menciona que las dietas no son aburridas o implican gran sacrificio, y en comparación a los resultados que generará apegarse a la misma, es una excelente decisión.

Destaca la importancia de, cuando se tiene la idea de bajar de peso, acudir con un especialista para evitar exponer la salud y sobre todo dejar de lado las llamadas “dietas relámpago” que tanto daño causan e incluso pueden llevar a la muerte., “eliminar los kilos de más de forma ordenada, lleva tiempo por lo que no se deben desesperar”.

Concluye la profesionista señalando que no hay necesidad de esperar que una enfermedad lleve al nutriólogo, lo mejor es prevenir y para esto el IMSS pone a disposición de su derechohabiencia suficientes programas a los que se puede acceder desde la unidad de medicina familiar que les corresponda.

DEJA UNA RESPUESTA