COMPARTIR

Hallan altos niveles de cadmio, plomo y aluminio en aguas de Los Bitzales, donde mueren manatíes.

Contrapunto/Agencias

9 de agosto de 2018, Tabasco.- En aguas de la zona de Los Bitzales, Macuspana, donde mueren manatíes, el Instituto Tecnológico de Boca del Río halló altos niveles de cadmio, plomo y aluminio que “rebasan por cientos y miles” los miligramos por litro (mg/L) permitidos por la Norma Oficial Mexicana (NOM).

“La @conagua_mx asegura que en los Bitzales de #Macuspana no encontraron partículas tóxicas que pudieran haber ocasionado la muerte de los manatíes. Pero el Instituto Tecnológico de Boca del Río ya demostró que los niveles de metales pesados en el agua (Cd, Pb y Al) son muy altos”, difundió en su cuenta de Twitter la Asociación de Zoológicos, Criaderos y Acuarios de México, A.C (Azcarm).

Destacó que en Macuspana no sólo están muriendo los manatíes, sino también aves y reptiles; el ganado se está enfermando porque beben agua de los ríos y los habitantes de la zona también tienen afectaciones en su salud, principalmente los pescadores, abundó.

Ante “la gravedad de la situación”, el presidente de la Azcarm, Ernesto Zazueta, hizo un urgente llamado a las autoridades ambientales federales y locales para que declaren estado de emergencia en Macuspana.

Refirió que el Instituto Tecnológico de Boca del Río, Veracruz (ITBRV), realizó análisis muy completos del agua de Los Bitzales y encontró que metales pesados rebasan por cientos y miles los mg/L permitidos por la NOM.

La Azcarm difundió el resultado de los análisis del agua en Los Bitzales, realizado por el laboratorio de Investigaciones de Recursos Acuáticos del ITBRV, solicitados por pescadores de la zona el 13 de junio y terminado el 19 de julio.

En el documento aparece 13. 95 mg/L de cadmio (Cd), cuando el límite máximo es de 0.005, de acuerdo a la NOM. En aluminio (Al) la proporción es de 32.93 y 0.20, respectivamente, y en Plomo (pl) 9.54 y 0.01.

Ernesto Zazueta informó que las necropsias realizadas por especialistas de la Azcarm y de otros institutos y organizaciones arrojan presencia de cadmio en los cuerpos de los manatíes y peces hallados muertos en los ríos de Macuspana.

Mencionó que el cadmio es producido por los hidrocarburos y fertilizantes, pero dijo no poder asegurar que las aguas de Los Bitzales estén contaminadas por instalaciones petroleras de la zona, aunque los pescadores creen que esa es la causa de la mortandad de los manatíes.

Destacó que, según los pecadores de Macuspana, han muerto más de 50 sirenios y cientos de aves de corral y reptiles, afectando a 11 cooperativas que no tienen actividad ni ingresos y ha dejado sin sustento a más de 5 mil familias.

Por su lado, el productor, actor, empresario y ambientalista Arturo Islas Allende repudió que el titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Rafael Pacchiano, no haya visitado la zona de mortandad de los manatíes desde mayo que empezó la emergencia.

“Hay gente en Tabasco que está rompiéndose la madre tratando de salvar a los manatíes, y funcionarios sólo tuitean que están atendiendo la situación”, reprochó.

Al titular de la Semarnat, abundó, “ni un solo día se le ha visto recorrer la zona de Los Bitzales”, donde “la vida de los animales se está terminando y los ciudadanos están en riesgo”.

“Debió estar en la zona desde el inicio del problema sobre muerte de manatíes”, reclamó, y condenó “el cinismo” de autoridades ambientales por justificar su falta de pronta reacción para salvar a los sirenios.

Elogió, en cambio, a estudiantes e investigadores de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT), “chavitos universitarios que no duermen y están cuidando a los manatíes bebés”.

Tras visitar Los Bitzales, el ambientalista anunció que en los próximos días regresará “con personalidades de peso” para recorrer zonas contaminadas y fugas de instalaciones petroleras.

Comentó que platicando con pescadores le aseguraron que hay viejos ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex) que están contaminando los ríos en tal medida, que hasta el “pez diablo”, una especie muy fuerte usada para limpiar afluentes, se está muriendo.

“No se vale que traten de no decir o tapar una realidad que está pasando en zona de Los Bitzales”, señaló, y deploró que las autoridades descartaran a Pemex como responsable de la contaminación, cuando ni siquiera se tenían los resultados de estudios hechos a los manatíes muertos y sobre la calidad del agua.

En tanto, se agudiza el problema de contaminación en el río Maluco, ubicado en Los Bitzales, pues de 13 pasaron a 26 las comunidades donde hay mortandad de peces y animales de traspatio, así como enfermedades en la piel de los pobladores.

Yuliana Cambrano, representante comunitaria, dijo que el problema ya no es solo en Los Bitzales, Macuspana, sino también en los municipios de Jonuta y Centla.

Urgió que se determinen las causas de la contaminación del agua y se proporcione ayuda médica y humanitaria para los casi 6 mil pobladores afectados.

Asimismo, exigió que las autoridades no evadan “los contundentes resultados” de los estudios del Instituto Tecnológico de Boca del Río que confirmaron la presencia en altas concentraciones de metales como cadmio, plomo y aluminio en el agua.

El pasado miércoles, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) reportó que hasta ese día no se había identificado el agente causal de la muerte de 28 manatíes, registrada desde el pasado 18 de mayo a esa fecha.

Informó que el grupo interinstitucional que investiga el fenómeno, del que forma parte la Azcarm, analizó los resultados sobre calidad de agua y de patología de manatíes muertos y vivos, realizados por distintos laboratorios, entre ellos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Conagua y del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica).

Los análisis, dijo, determinaron que no había evidencia de muertes por toxicidad aguda.

“Los expertos coinciden que aún no se puede confirmar o descartar que la causa de la muerte de los manatíes pueda ser debido a infecciones propias de la especie, o por toxicidad acumulada de contaminantes en la zona”, manifestó la Profepa.

Sólo cuatro manatíes han sido capturados y resguardados. Dos, macho y hembra, fueron trasladados a la Estación Tres Brazos de la Reserva de la Biósfera Pantanos de Centla.

Dos crías bebés se encuentran en instalaciones de la División Académica de Ciencias Biológicas de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT).

Darwin Jiménez Domínguez, profesor investigador de la UJAT, informó que una se llama Xtabay, de dos semanas de nacida y un peso de 20 kilogramos, capturada el pasado 27 de julio en la costa de Centla.

La otra, Itzia, fue hallada en el río Usumacinta, pesa alrededor de 80 kilos y el próximo viernes 24 cumplirá dos años.

Explicó que en estas instalaciones sólo pueden estar hasta tres años y posteriormente realizarán un proceso denominado liberación suave, que es pasarlas a un medio natural controlado para que se acostumbren a la naturaleza.

DEJA UNA RESPUESTA